El alcohol, la nicotina y la cafeína

Son tres sustancias que aunque la mayoría de gente sana intenta evitar, la realidad es que todos los mortales consumimos alguna de ellas de forma moderada. Por este motivo es aconsejable tener algo de información al respecto y saber como pueden afectar al ejercicio físico.

El Alcohol

El alcohol tomado con moderación, como una cerveza con los amigos, un vaso de vino en una cena, es algo irremplazable. Pero hay que decirlo, el alcohol es uno de los peores enemigos de aquellos que luchan por eliminar kilos de más, por deshacerse de la grasa corporal acumulada y de los que entrenan para ganar masa muscular. ¿Por qué?

El alcohol pone al metabolismo en un estado poco propicio al crecimiento muscular y a la pérdida de grasa. Al ser el alcohol una toxina, es decir, veneno para nuestro organismo, genera anormalidades físicas: reducción de la fuerza, resistencia, capacidad de recuperación y habilidad para metabolizar grasa. Además reduce en ambos sexos el nivel de testosterona. Los efectos negativos del alcohol superan con creces los beneficios que pueden obtenerse.

El alcohol afecta notablemente al corazón y sistema circulatorio. La ingesta de esta sustancia produce mayores pérdidas de calor en el cuerpo al producirse una vasodilatación. Consecuentemente los músculos se enfrían y las contracciones se vuelven más débiles.

Las bebidas alcohólicas son una manera de consumir un exceso de calorías sin que nos demos cuenta. Para que nos hagamos una idea, he aquí el consumo calórico de algunas bebidas con contenido alcohólico:

  • Pinta de Cerveza –> 180 Cal
  • Ginebra (25 ml) –> 56 Cal
  • Stella Artois (550 ml) –> 250 Cal
  • Vaso de vino –> 90 Cal
  • Piña colada –> 445 Cal

El consumo de alcohol libera insulina que produce que la persona se vuelva más hipoglucémica, aumentando en ella el deseo de consumir comida rápida y bebidas con mucho azúcar. Otra consecuencia de la insulina liberada es el incremento del metabolismo del glucógeno, siendo el almacenamiento de grasa a mayor escala y más dificilmente reversible.

La nicotina

Todos sabemos que a nivel de salud el tabaco no tiene ni una sola ventaja. Se suele decir que el tabaco tiene el efecto positivo de relajar momentáneamente a los fumadores. Es completamente falso. La razón es sencilla, se debe a un efecto de la adicción que provoca la nicotina. El cuerpo necesita de esta sustancia cuando no ha sido consumida en un periodo de tiempo y el estrés psicológico producido incita a volver a fumar. Cuando se obtiene de nuevo dicha sustancia que creó la adicción, el cuerpo se “relaja” en cierto sentido por haber eliminado la presión psicológica antes mencionada, pero contradictoriamente las pulsaciones suelen aumentar.

Al inhalar el humo, los pulmones deben hacer doble esfuerzo, el corazón late cada vez más rápido. Esto puede causar contracciones cardiacas irregulares nada buenas para la salud. Como consecuencia de lo anterior aumenta la presión sanguínea, menos sangre fluye a los músculos. Si te has planteado ganar masa muscular, ni se te ocurra fumar, te costará doble trabajo.

El monóxido de carbono generado por la combustión (altísimamente tóxico) se asocia con mucha facilidad al oxígeno, dejando mucha menos cantidad de esta sustancia tan necesaria para los músculos.

La cafeína

El café, la droga más extendida entre los estudiantes (me incluyo) resulta ser una sustancia beneficiosa para el ejercicio de resistencia. ¿Acabo de romper tus esquemas? Claro, hemos hablado del alcohol y la nicotina, siguiendo la linea parecía que la cafeína iba a ser algo menos que mortal.

Según ISSA (International Sport Science Association), “Se ha demostrado que las dosis de alrededor de 3 miligramos de cafeína por kilogramo de peso corporal resultan beneficiosas”. Pero hay que tener cuidado porque no todo el mundo responde de forma positiva ante la cafeína.

La cafeína estimula el sistema nervioso, moviliza los ácidos grasos libres y mejora la contracción muscular. El tiempo de reacción puede mejorar con la cafeína siempre que se tome en dosis moderadas.

El café es una droga que estimula el cerebro de la misma forma que las anfetaminas, pero de forma más suave. Es una sustancia adictiva. Además de estimulante cardiaco también un diurético natural, elimina agua del organismo a través de la orina. Por lo tanto, si te gusta beber varias tazas de café al día, también bebe agua.

Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s